ESPN comisionó al documentalista Errol Morris para que hiciera un corto acerca del deporte, y la propuesta fue tan original como era de esperar. Siguiendo su temática de obsesiones humanas y su intriga con todo lo que implica y rodea a la muerte, Morris se unió a la agencia Wieden + Kennedy para hacer un acercamiento a los fanáticos de los deportes. Pero no se trata de cualquier fanático, sino aquellos que son fieles a su equipo incluso después de la muerte.

Luego de tener la boca abierta durante 8 minutos viendo las sorprendentes historias que se narran en este corto -o al menos son sorprendentes para mi, que jamás he sido hardcore fan de algún equipo en específico-, siento la necesidad de escoger un equipo para seguirlo sin importar los resultados y el paso del tiempo, aunque probablemente me de ladilla. De lo que estoy seguro es que estas imágenes no desaparecerán de mi mente por un buen tiempo. Y precisamente por eso es que Errol Morris es el genio que es.