El sábado pasado, Jack White fue el invitado musical del episodio de Saturday Night Live conducido por una muy rubia Lindsay Lohan. White se presentó simplemente como solista y tocó dos canciones de su próximo disco, Blunderbuss: el sencillo promocional Love Interruption y Sixteen Saltines, un tema que recuerda mucho más a los White Stripes de la era de De Stijl/White Blood Cells.

Ojalá efectivamente su disco sea así, digamos que “variadito”.

Para la calidad de sonido a la que estamos acostumbrados en Saturday Night Live, White realmente hizo milagros: ambos temas (uno tocado con una backing band femenina y el otro sólo con hombres) suenan muuuy bien. Seguramente intimidó/amenazó a los ingenieros de sonido o tal vez pasó horas detrás de la cónsola, porque Jack White siempre ha tenido pinta de control freak. Ese tipo es un artista.

Blunderbuss sale el 24 de marzo a través de su disquera Third Man Records en conjunto con Columbia.