Más que animales, vermin se traduce como alimaña, bicho o alguien indeseable; por tal motivo este corto es protagonizado por ratas, palomas y otros animales considerados por muchos como plagas. La idea es sencilla: aprovechando la fiebre olímpica, Amael Isnard y Leo Bridle hicieron un recorrido de la antorcha en una especie de Mini-Olimpiadas.

Detrás del proyecto se encuentra el estudio Beakus, del que jamás había escuchado en mi vida, y quienes se encargaron de grabar escenas de las calles de Londres para realizar esta burla al espíritu “inclusivo” de los juegos Olímpicos, particularmente en una cuidad que se armó hasta los dientes y montó hasta muros que separar el Estadio Olímpico de los ciudadanos.