En estos días se estrenó en el festival de cine de Toronto una peli venezolana, que si bien tiene un trailer raro, promete mucho. Y no soy de las personas que apoyan el cine nacional solo porque es hecho acá:

Dirigida por Mariana Rondón, quien anteriormente realizó Postales de Leningrado, la premisa gira alrededor de un chico que se quiere alisar el cabello para no salir con afro en la foto del colegio, pero más allá de esa situación lo que está en juego es un chamo tratando de expresar su individualidad y lograr la aceptación de su madre, quien pareciera percibir signos de homosexualidad en su hijo. Lo más brutal (aparte del look de la peli) es el tono de las actuaciones y situaciones, que se alejan bastante del típico drama alocado del cine nacional con personajes que andan siempre gritando o sobreactuando.

Cuando uno se pone  a pensar la frase “pelo malo” es como bien definitiva. Es malo y ya pues, la naturaleza o Dios o las leyes de Mendel te jodieron. Nada que hacer. De allí que el nombre de la peli sea tan sencillo pero fuerte a la vez.

La cinta está protagonizada por Samuel Lange y Samantha Castillo y por lo que se ve en el trailer tiene un look muy brutal. Primero se ha estrenado en varios festivales alrededor del mundo y luego llegará a las salas de cine nacional. Por ahora toca esperar.