En estos días ha estado rodando en la web un corto estrenado en el Festival de cine de Toronto, que transcurre completamente en el monitor del protagonista, y gira alrededor de los problemas de un noviazgo en “la era digital”.

Noah explica algo que todos hemos vivido de una manera u otra, la pesadilla en la que se pueden volver las redes sociales -sobretodo si eres inseguro- a la hora de tener una pareja con tanto zamuro por ahí rondando. El corto fue dirigido por Patrick Cederberg y Walter Woodman, dos estudiantes de cine de la Ryerson University, y son 17 minutos que valen la pena, sobretodo hacia el final donde sale un pene por ahí colado, así que mosca al verlo junto a sus padres, a menos que sean de esa gente que acostumbra ver genitales ajenos en familia.

Por cierto, acá una cuenta falsa de twitter que los creadores hicieron para el protagonista de la historia y que es un ejemplo de una estrategia innecesaria, porque solo tiene como 40 followers. El efecto viral se logró por el corto en si, no por esta vaina, pero igual se los dejo.

P.d: en la primera lînea del post hay una mentirilla blanca porque no todo el corto ocurre en la compu del pana, también hay tomas de su iphone, pero sonaba más arrecho como lo puse.