Luego de soportar dolorosamente este trailer, me doy cuenta que Warner Bros ha producido la peor idea fílmica del 2013.

En esta estúpidez de película, Robert De Niro y Sylvester Stallone encarnan a dos viejos boxeadores rivales (saben? como sus personajes anteriores Rocky y Jake La Motta) que se reencuentran para hacer el motion capture de un videojuego, se caen a coñazos y deciden hacer una última gran pelea para ver quien es el mejor. Es como una metapelícula innecesaria.

No entiendo porqué estos 2 siguen empeñados en mancillar su legado fílmico y suponer que alguien se reirá con esto o  quisiera verlos en shortcitos correteando por un cuadrilátero.

La comedia es dirigida por Peter Segal (director de Get Smart, The Longest Yard, 50 First Dates, Anger Management y más) y no sé cuando estrena porque no la quiero ver. Desde ya apuesto a que los panas nunca pelean porque en lo que se da la campanada oficial se enteran que tienen una hija en común con Kim Basinger.