Andrés Colmenares nos envió por mail el primer EP de su proyecto solista llamado Puerto Real, grabado “en una colina en San Cristóbal”. De acuerdo a su página, este chico no vive en Venezuela permanentemente, es pianista de otra banda llamada Heister, y aprovechó una estadía en el país para grabar El mundo es un barco y se hunde.

Después del salto, una pequeña reseña con nuestras impresiones de este debut musical y un player para que lo escuchen completico y dejen sus comentarios.

Este EP de 5 canciones tiene el sonido típico de un bedroom project (y al parecer lo es: 100% casero); grabado en baja fidelidad, utilizando sólo bajo-guitarra-piano y la ayuda de amigos en las segundas veces, está cargado de melodías sencillas con letras bastante narrativas; todo para crear la atmósfera íntima/linda/cálida que obviamente sugieren los venaditos del arte del disco.

Hay un par de temas que pueden parecer repetitivos en El mundo es un barco y se hunde pero vale la pena escucharlo, sobre todo en esta época decembrina en la que al llegar de una jornada de compras navideñas/psicoterror solo quieres acurrucarte en una esquina, tomar alcohol y escuchar algo bonito. ¿O eso sólo me pasa a mí?

Pueden descargar este EP de forma gratuita a través del Bandcamp de Puerto Real.

Por @elvira_blanco