Con el paso de los años he logrado enfocar mi odio al planeta Tierra en acciones constructivas, pero de vez en cuando la indignación que me causa la raza humana es tal que quisiera ser el protagonista de Un Día de Furia. Como no soy un psicópata, prefiero soñar que voy en la calle con un lanzallamas quemando a los autobuseros que no respetan a la gente y esas cosas, cual personaje de Happiness. Ahora tengo un nuevo ídolo:

La peli es escrita y dirigida por Bobcat Goldthwait, comediante norteamericano conocido por su aparición en películas ochentosas como Locademia de Policías, quien describe la vida de un hombre sin trabajo, familia o posibilidades de vida. Un hombre que, cansado de la vida en Estados Unidos (o América según algunos), y sin nada que perder, decide limpiar la sociedad de toda la basura que lo rodea. Su cómplice es una niña de 16 años que comparte su odio hacia todo lo que nos rodea.

El estreno se ha llevado a cabo en varios festivales alrededor del mundo (de hecho el trailer es de febrero, pero se nos había pasado tal maravilla) y apenas está siendo distribuída de manera masiva.