El Animador Kunio Kato dio sin duda el mejor discurso en la noche de los Oscars: agradeció a su lapiz, a la animación y se despidió haciendo una referencia a la mejor canción de Styx. Aquí podrán ver el corto “La Maison en Petits Cubes”.