¿Qué? ¿Una peli de Liniers? ¿o es sobre Liniers? ¿quizás sea debajo de Liniers?…

¡Qué genialidad! Pero dejemos que su directora, Franca González explique mejor el proyecto:

Cuando supe que había ganado una beca para vivir dos meses en Montreal a comienzos de la primavera me imaginé un escenario totalmente diferente. Hasta fines de abril la nieve y el frío no dieron respiro.  Salir a filmar era toda una epopeya con 20 bajo cero. Y lo peor es que tenía que compartir la casa con un extraño. Ese extraño era Liniers. Cada mañana se levantaba antes que nadie a dibujar. Me impresionó su desesperación por transformar en dibujitos las cosas que le pasaban a diario. Lo suyo era algo parecido al hambre y a la sed transformados en potencia creativa. Al principio sentí un poco de envidia. El no necesitaba exponerse a la intemperie. Trabajaba en ese lugar tibio, silencioso, mientras afuera todo era desolación y hielo. Comencé a filmarlo como si fuera un juego. El me incluyó en algunos de sus dibujos. Poco a poco, lo cotidiano se convirtió en viñetas y en video.
Si bien todos sabemos que los viajes son transformadores, en mi caso, fue mucho más que eso. Liniers se transformó en una obsesión. Sobre todo, luego de negarse a mi propuesta de hacer un documental sobre él. Sus dibujos me pusieron en jaque. Me devolvieron la capacidad de sorprenderme ante lo mas simple. Hacer este film fue un desafío al deseo, a las resistencias propias y ajenas, a la exposición y a los modos narrativos. Sólo me queda una duda. Qué pasa cuando una película se termina. Qué pasa con el otro. Cómo se vuelve a la vida. Sin cámara. Ni micrófonos. Al trazo simple de las cosas.
Aparte del trailer que vieron arriba, hay un afiche GENIAL (que el nieto Mk me dijo que pusieron hace algunos días en Zuplemento, pero no vi porque “hace 2 semanas que no visito ese blog”):
Para más información, es muy recomendable que visiten frecuentemente el blog del proyecto, sólo deben hacer clic aquí.