Seria hipócrita asegurar que aquí en la Nonna todos sabemos sobre la vida/historia/obra de Dash Snow más allá de casualmente haber encontrado en  google alguna de sus chocantes y controversiales fotografías del lado más oscuro, caótico y acabatrapo de una ciudad históricamente tan trash como lo es Nueva York: sexo, violencia, drogas y rock n’ roll… pero de verdad.

Este peculiar fotógrafo de espiritu hardcore, abandona desde sus 13 años el hogar de sus padres para sumergirse en el mundo de las drogas, vivir como un verdadero recogelatas NY style y asi lograr plasmar a través de su obra gira al submundo nuyorquino con Polaroids. En 2006 y con 23 año de edad, el Wall Street Journal lo clasifica como unos de los diez mejores artistas emergentes de América y sus trabajos han sido expuestos en museos como The Royal Academy de LondresThe Whitney Museum of American Art y el Brooklyn Museum de su ciudad natal.

El propósito fotográfico de Snow, en sus propias palabras era el de “lograr recordar lugares, personas y momentos que no recordaré al día siguiente”, lo que justifica la decadencia expuesta en sus fotografías.

Su trabajo ha sido comparado con el de íconos fotográficos como Nan Goldin, Ryan McGinley o Terry Richardson, éste último llegando a comprar fotografías originales de Snow por miles de dólares.

Toda esta introducción es para informar que tristemente, el pasado 13 de Junio nadie se extrañó al saber que Snow amaneció sin vida a causa de una sobredosis de heroína, sólo tenía 27 años de edad.

Dash Snow en sus últimos días.

Dash Snow en sus últimos días.

Una galería brutal de polaroids clásicas de Dash Snow aquí. No dejen de verlas.

La nonna al recordar a Snow, no busca que sus nietos se conviertan en yonkis para ser artistas, pero si vas a hacerlo, asegúrate que sea de una manera interesante para que no termines como Corey Feldman, y dejes un legado… sea cual sea.

Dios me los bendiga.

by Mr. T